PEQUEÑOS DETALLES

por Camelia

 

Era un viernes por la tarde cuando me llamo mi hermana Pili.
Ella es sorda desde los seis meses y aunque no oye, habla muy bien.
Quería que me conectara a Internet, para contarme las últimas novedades. Había terminado de recoger y tras sestear un rato, se levantó y probo suerte; como no tiene hora fija, a veces me pilla fuera de casa.
Estaba sola y desde que va manejando la red, poco a poco, como me ocurre a mí, charlamos así, siempre que no podemos vernos en persona.
Primero me manda un sms y después una llamada por si acaso no me he enterado.
Le contesto, con otra llamada, si estoy en casa y me conecto. En caso de que no sea posible le mando un sms y quedamos para otro momento con hora programada.
En cuanto mi madre, notó movimiento, se levantó del sillón en el que también estaba echando su siesta y abrió los ojos de par en par.
Mi adorable madre, me sigue en casa a todos los sitios, y no me pierde de vista, excepto cuando duerme y como es lógico, procuro no hacer ningún ruido, para que haya un poco de silencio y así descansamos las dos un poco.
Cuando la oí moverse, sonreí. Mi madre tiene el record mundial de dormirse en un segundo y despertarse en el siguiente. Esto no es de ahora, por ser mayor, sino que viene de años y años, con lo que la práctica la hace insuperable. En cuanto oyó que habia alguien más en casa se vino como una bala. Apareció en el cuarto de estudio donde tengo el ordenador y se sentó detrás de mí, en el sofá, mientras nosotras ya habíamos iniciado la videoconferencia.
La conexión era bastante mediana, así que las dos nos saludamos y mi hermana empezó a hablar. Le escuchaba bien pero a mi me recibía, a cámara lenta, con lo que yo no podía signar.
Para poder mantener una conversación con el lenguaje de signos la movilidad ha de transferirse a tiempo real, sino los gestos llegan tan cortados que se hace imposible mantener el ritmo de la conversación. La repetición no sirve de nada si se hace igual de lenta, puesto que, en el lenguaje de signos, es tan importante lo que se signa, como la expresión corporal y facial que le acompaña.
Leí que la red iba muy lenta así que opte por empezar a escribir.
Ella me hablaba y yo le escribía. Llevábamos un rato y mi madre estaba cada vez mas mosqueada. Reconocía la voz, pero solo estábamos las dos en la habitación. Sobre la marcha le contaba a mi hermana lo que iba surgiendo y los comentarios, que hacia mi madre, que tampoco callaba.
Pili estaría, como una hora de reloj, sin parar de hablar, contándome todo lo que había hecho, o iba a hacer, desde que no nos veíamos, unas 36 horas aproximadamente. Y mi madre seguía metiendo sus comentarios, sobre lo que estaba pasando y no entendía nada, por mucho que yo le explicase porque y como se oía una voz mas.
Salía y entraba y me ponía al tanto, de la poca luz que había en la calle.
- ¡Uyyy! si ya no se ve gota, en poco rato se ha hecho de noche ¿ceno ya?
- No mamá, que son las seis de la tarde.
-¿Y... como es tan de noche?
- Porque estamos en invierno y el día es mas corto.
-Ya, ya. Eso será.
De vez en cuando, como la imagen iba tan lenta, y yo paraba de escribir para contestar por otro lado a preguntas distintas a las que se oían por el altavoz, escuchaba:
-¿Me oyesssssss?
- Yo le escribía: SSSSSIIIIIIII.
-¡Ah! Como ahora te veo que no haces nada he pensado que se habia cortado…
- Es que la red va muy lenta. Pero te oigo perfectamente, sigue contando. Mamá me decía que era de noche y que si cenaba ya…
-¡Ah comilona! Se le oía a mi hermana.
Acto seguido entraba mi madre en acción y decía:
- ¿Con quien hablas?
- Con tu hija Pilar.
¿Pero esta que habla es la Pili?
- Claro, ¿no ves que es ella? ¿No la ves en la pantalla?
-Y como sabe que soy yo, si no me ve…
- ¿No la ves en la pantalla en el cuadrado de arriba en la parte derecha? Pues ella nos ve a nosotras igual. Nosotras somos las que estamos en el recuadro de abajo.
- No se, no se, muy raro me parece a mi ¿pero quien es la que casca sin parar?
Tu hija Pilar. Nosotras la vemos y la escuchamos y ella nos ve también
-¿Y te oye?
-No mama, Pili es sorda ¿te acuerdas? mándale besos.
Y mi madre mandándole besos y diciendo:
- Pobrecica…mientras se le humedecían los ojos, así que mi hija, es sordica. ¿Ya me oirá lo que le digo?
- No, mamá ella no te oye, pero te ve muy bien y no llores, no te das cuenta como sonrie y lo contenta que se pone cuando apareces tú. Le gusta cuando le sonríes y le mandas besos. Ella te ve igual, que tú la ves a ella
- ¿Y dónde está pues?
- Está en su casa. ¿Mira bien, no ves que es el cuarto de los chicos? Ves, está la colcha azul, con motivos marineros, y la repisa con los trofeos de fútbol.
¿Así que está en su casa?
- Si
Pili mandándole besos y gritando:
- ¡Mama pues que guapa estas pues! ¿Has ido a la peluquería hoy?
- Esta, esta, decía mientras me señalaba con el dedo índice. Tengo peluquera en casa. Es que soy muy mayor y no se pagar con “lauros”
En ese momento yo le escribía todo lo que mi madre decía, y ella se reía y contestaba:
- Que suerte tienes pájara, tu mucha cara, peluquera gratis y sin salir de casa.
Mi madre se encogía de hombros y sonreía y seguía sin parar de hablar.
- Has visto que ya oye, mira, que me contesta…
- No mama que no oye.
- ¿Pero como que no me oye, ahora pues, si me contesta lo que le pregunto?
- Ella no te oye pero yo le escribo con el teclado, lo que tú le dices y por eso te contesta.
- ¿Y todo lo hace este cacharro?
- Claro, tú la ves a ella y ella nos ve a nosotras.
- ¿Y que ve?
- ¿Ves este cuadrado en el que salimos tu y yo?
- Si, es verdad tú eres esa y… ¿yo soy esa?
- Claro, muévete y veras como se mueve tu imagen. Ella nos ve en su casa. Y nosotros la estamos viendo aquí.
-Nada… que no se me queda nada en esta, señalándose en el centro de la frente.
- Tu mamá, no te preocupes, que no te van a examinar de nada de esto y de todo lo demás, ya estas más que aprobada. Ahora si se te olvida algo, pues lo preguntas y ya está.
Cada vez iba más lenta la red, y la voz se escuchaba bien pero la imagen se congelaba. Por mucho que intentara llevar el ritmo de la conversación que llevaban las dos; casi a la vez y cada una a lo suyo no podía. Llegados a este punto decidimos dejarlo para la tarde del sábado.
Para mi hermana que nunca hubiese imaginado esta posibilidad hace años y que aunque no nos oye, nos ve, el tiempo con ella, acortando dificultades le da y nos da felicidad.
Al día siguiente, sábado, mi madre comió en su casa. Sus dos hijos mayores ya independizados y con sus respectivas parejas estuvieron también.
Conectamos tal y como habíamos quedado el día anterior y yo oía los gritos de su madre que los llamaba para que vieran como estábamos hablando ella y yo.
Al cabo de un rato se despidieron todos de su madre y se vinieron a verme y de paso traían a su abuela.
Pili y yo seguimos en plena conversación pues afortunadamente la conexión era mejor que el día anterior. No tardo mucho en sonar el timbre y ya venían todos.
Mi hermana que no da puntada sin hilo y no porque sea modista precisamente (que sí lo es), tenia el tema preparado. Cuando fueron entrando y pasaron a saludarme, se asomaron para que la cámara los captase.
La misma escena de la mañana, se repitió y no les dio tiempo, a salir del cuarto, porque los volvió a llamar para que estuviesen presentes:
- Ves la tía se ha puesto la cámara y así nos vemos y vosotros nada. No os la queréis poner para que no os moleste.
Le contestaron que no tenían mucho tiempo y que ya se la pondrían, pero que no pensara, que después podrían estar mucho rato, porque tenían otras cosas que hacer.
Guarde silencio y deje paso a que expresase sus sentimientos…Y siguió mientras le brotaban lágrimas diciendo:
Solo tenéis tiempo para lo que os interesa….ya sé ,ya, como yo soy la tonta y la que no sabe nada, la sorda cabezona, que siempre da problemas, pues no te interesa, mejor no saber nada.
Llegados a este punto y como el asunto se estaba poniendo muy tenso, le signaba a la vez que decía en voz alta para que todos me oyesen.
- No me cuentes ningún secreto, que ahora están todos aquí y se enteraran... Que a nosotras no nos cuentan los suyos….mientras le hacia gestos para que entendiese que era una broma.
- Es verdad, tienes razón, mejor no decir nada, por si acaso, encima meto la pata. Como ahora ya no les hace falta nada…
- Ya los pondrás verdes, cuando se vayan, ahora no…que ellos oyen y están todos aquí
- Eso, eso, sonrió…entendiendo que mi comentario era para hacerla sonreír.
Sus hijos se asomaron de nuevo y mientras hacían el gesto “de poner verde” le mandaron muchos besos y le prometieron que se pondrían la cámara lo antes posible.
Vale pues, a ver si es verdad…porque así aunque solo sea cinco minutos, os veo la cara, y yo me quedo mas tranquila. Porque yo os conozco muy bien la cara y se si estas bien o mal. Es que yo necesito veros porque no puedo oír y sino sufro.
La sorpresa era que la cámara la habían comprado por la mañana. Yo tenía que ser la cómplice para que se conectasen entre ellos al día siguiente.
Se pusieron frente a la cámara y los dos hicieron el gesto de decirle “de acuerdo”, “guapa que te queremos mucho”. Cuando vio como le sonreían… ella se quedo fijamente mirándolos mientras levanto la cara por completo para que viéramos sus labios y con sus manos, nos mandaba besos. Su rostro habia cambiado por completo.
¡Que fácil es hacer feliz a alguien con pequeños detalles que no cuestan nada y dan tanto…!


©Escrito por camelia

 

 
Certamen contacta

Foro

Home

Zona literaria
         
 Copyright © por Canal #literatura IRC-Hispano / Derechos Reservados.