Web canal-literatura.com 

 

Inicio

Buscar
Tu cuenta

Normas en el Chat

Usuarios
Fotos Usuarios
Recomiéndanos
Sugerencias
Web Amigas
Enlaces
Encuestas
Politica de privacidad

Foro de debate

FOTOS Premios 2011

VIDEO 2011 - Retransmisión

Momentos Ganadores Narrativa 2011

Momentos Ganadores Poemas 2011

VÍDEO2009-Amor en el Tiempo

Leer autores ON-LINE

 

  Visitas

Hemos recibido
11013330
impresiones desde Octubre 2004
 

  ZONA LITERARIA

BLOG Literatura

 

Entrevistas

 

Colaboradores

 

Artículos Interesantes

 

Libros

 

Relatos

 

Reflexiones

 

Cosas Nuestras

 

Herramientas de escritura-consulta



Certámenes

Narrativa Breve

Poemas sin Rostro

 

  Los que nos apoyan

 Región de Murcia

 Ministerio de Industria,Turíssmo y Comercio

Plan Avanza

Región de Murcia SI

 Instituto Cervantes de Damasco

 The Georg-August-University of Göttingen

 Zentrale Einrichtung  Sprachen und Schl sselqualifikationen (ZESS)

 La Universidad Técnica Carolo-Wilhelmina - Braunschweig

 Sprachenzentrum-Centro de La Universidad Técnica Carolo-Wilhelmina - Braunschweig

 IRC-Hispano la mayor red de chat en español.

Escuela de escritores

Escola d''Escriptura.

Instituto Cervantes de Estambul.

Asemur

Expertos en software.

Createa Comunicación.

Marketing Publicitario.
 

 
  LA MEDIOCRIDAD ESTÁ EN TU CORAZÓN

   

LA MEDIOCRIDAD ESTÁ EN TU CORAZÓN

Por Inmaculada Sánchez Ramos

Hace unos días, en el Parlamento español se ha aprobado el Real Decreto-Ley 8/2010 de 20 de mayo, más conocido como “el Decretazo”, en virtud del cual Rodriguez Zapatero, con la anuencia de Durán i Lleida, congela las pensiones de los jubilados españoles.

 

Ese día iba yo conduciendo el coche y, en contra de mi costumbre, no quise poner la radio, ya que en la mayoría de ellas relataban y analizaban el “debate” parlamentario y, la vedad, no estaba de humor como para ver como se materializaba tamaña tropelía. Por ello, decidí poner un CD de pop de los 70 y comenzó a sonar la canción Señora azul del grupo CRAG, cuya letra parece ser hecha para describir a Zapatero.

 

Conforme sonaba la canción, en mi mente desfilaban continuas imágenes y sonidos de José Luis Rodriguez Zapatero con ese tono campanudo que es sugestión alarde de saber, con esa actitud de negar la crisis que indica que su realidad es sólo confusión que no le permite apreciar con propiedad el color de la cuestión, con ese olímpico desdén que le lleva a despilfarrar 13.000 millones de euros en los planes “E”, cuando, desde todos los foros, analistas y periodistas, le han advertido de lo impropio de su política.

 

Ese Rodriguez Zapatero que con su opinión perfila nuestro criterio, mediante la imposición de un proyecto ideológico materializado, entre otras políticas, en la exigencia del estudio de la asignatura “Educación para la Ciudadanía”. Un Rodriguez Zapatero con esa frustración que se demuestra en el empecinamiento de abrir heridas de la Guerra Civil mediante la Ley de Memoria Histórica.

 

Conforme sonaba la canción, en mi mente desfilaban continuas imágenes y sonidos de José Luis Rodriguez Zapatero que no da la talla de profesionalidad y que para “arreglar” el desaguisado que él mismo ha creado ha condenado al débil, al pensionista, como hacen todos los mediocres, y sin contemplación, desde la cima de su dignidad, ha impuesto su terca voluntad.

 

Sr. Azul, Sr. Zapatero, ¡qué lastima nos da!, la mediocridad está en su corazón.

 

 

Inmaculada Sánchez Ramos  

Colaboradora de nuestra web en la sección "Con sentido Crítico"

 

 

 

Letra


Señora azul, que sin contemplación,
Desde la cima de tu dignidad
Vas a imponer tu terca voluntad
Y con tu opinión medir nuestro criterio.

Señora azul, que ciega la razón,
Dejas sentir tu olímpico desdén,
Es sugestión tu alarde de saber,
Tu realidad es sólo confusión.

Tú no puedes apreciar con propiedad
El color de la cuestión,
Porque desde la barrera sueles ver
Toros que no son y que parecen ser.

Señora azul, de vicio criticón,
Sin dar la talla de profesional.
Señora azul, ¡qué lastima nos das!
La mediocridad está en tu corazón.

Tú no puedes apreciar con propiedad
El color de la cuestión,
Porque desde la barrera sueles ver
Toros que no son y que parecen ser.

Señora azul.
Señora azul, que sin contemplación,
Desde la cima de tu dignidad
Vas a imponer tu terca voluntad
Y con tu opinión medir nuestro criterio.

Señora azul, sabemos tu intención,
La frustración que te hace obrar así.
Señora azul, ¡qué lastima nos das!
La mediocridad está en tu corazón.

 

 
 


 
  ©Asociación Canal Literatura 2004-2012
Web de la Asociación Canal#literatura.Todos los derechos Reservados.2004-2012
Webmaster: webmaster@canal-literatura.com