Web canal-literatura.com 

 

Inicio

Buscar
Tu cuenta

Normas en el Chat

Usuarios
Fotos Usuarios
Recomiéndanos
Sugerencias
Web Amigas
Enlaces
Encuestas
Politica de privacidad

Foro de debate

FOTOS Premios 2011

VIDEO 2011 - Retransmisión

Momentos Ganadores Narrativa 2011

Momentos Ganadores Poemas 2011

VÍDEO2009-Amor en el Tiempo

Leer autores ON-LINE

 

  Visitas

Hemos recibido
10809703
impresiones desde Octubre 2004
 

  ZONA LITERARIA

BLOG Literatura

 

Entrevistas

 

Colaboradores

 

Artículos Interesantes

 

Libros

 

Relatos

 

Reflexiones

 

Cosas Nuestras

 

Herramientas de escritura-consulta



Certámenes

Narrativa Breve

Poemas sin Rostro

 

  Los que nos apoyan

 Región de Murcia

 Ministerio de Industria,Turíssmo y Comercio

Plan Avanza

Región de Murcia SI

 Instituto Cervantes de Damasco

 The Georg-August-University of Göttingen

 Zentrale Einrichtung  Sprachen und Schl sselqualifikationen (ZESS)

 La Universidad Técnica Carolo-Wilhelmina - Braunschweig

 Sprachenzentrum-Centro de La Universidad Técnica Carolo-Wilhelmina - Braunschweig

 IRC-Hispano la mayor red de chat en español.

Escuela de escritores

Escola d''Escriptura.

Instituto Cervantes de Estambul.

Asemur

Expertos en software.

Createa Comunicación.

Marketing Publicitario.
 

 
  Los nuevos revolucionarios
   

   

Los nuevos revolucionarios

L. Nuñez
 

 Algunas  noches uno se desvela, se levanta temprano para tomar un desayuno caliente y volver a acurrucarse entre las sabanas con el deseo de recobrar el sueño alguna hora más, hasta que la ciudad comienza a despertarse y  a generar ruido y desasosiego.

En el silencio de la madrugada enciendo el televisor al mínimo volumen para escuchar las últimas noticias y dar un paseo por canales (publicidad repetitiva y asfixiante) mientras apuro el café y las tostadas.

 

Una de esas noches, sobre las seis de la mañana, encontré casualmente un programa en Canal Sur dedicado en exclusiva a aquellos jóvenes que han sido Premio extraordinario de Bachillerato o Premio Extraordinario en  sus respectivas licenciaturas. Expedientes fantásticos, (de infarto según la reportera) repletos  de matriculas y sobresalientes. Unos jovencitos que exponían claramente sus intereses, sus ilusiones  y su deseo de respeto a una forma de encarar la vida que no está de moda y, en cierto modo, es causa de mofa entre los que apuran la vida entre botellones y farándulas sin más objetivo que un presente de divertimento.

Curiosamente la mayoría de ellos coincidían en una cosa: “No nos gusta estudiar, nos gusta saber”, haciendo hincapié en que el estudio es pesado y requiere un gran esfuerzo, pero que finalmente compensa porque es una inversión en conocimiento, en futuro y que  dota de recursos humanos personales y profesionales con los que afrontar la vida cada vez más cambiante e incierta. Sólo el conocimiento de lo que hay nos puede permitir encarar con éxito su transformación.

 

Acabado el café y las tostadas decidí quedarme a terminar el programa, aunque fuera a esas horas de mínima audiencia, merecía la pena. Por primera vez me resultaba edificante oír a estos jóvenes hablar con tanta sensatez y, sin criticar las costumbres de su generación, explicar como ellos pasan de puntillas por  los recovecos del alcohol y la droga y se centran en sus objetivos sin hacerse notar demasiado para evitar las criticas y los calificativos despectivos. Quizá muchos de sus compañeros hoy, no sepan entenderlos y, en esa soledad del diferente, tendrán que forjarse más a fondo si cabe.

 

 

Esa madrugada ya no volví a la cama, se habían hecho las siete de la mañana sin darme cuenta, así que tras ese buen sabor de boca apagué el televisor y comencé mi rutina diaria.

No volví a encender el televisor los días siguientes.

 Alguien me dijo hace años, que quien prueba el sabor del éxito propio, conseguido con esfuerzo y perseverancia, ha probado la droga mas pura, el éxtasis natural más reconfortante y adictivo. Como un chute brutal de adrenalina.

Estoy  pensando si estos chicos, que se enfrentan a un entorno tan decadente y, a pesar de todo, consiguen mantener su rumbo, no serán los nuevos revolucionarios del siglo XXI. Quizá lo sepamos en un futuro no muy  lejano.

©literatura 2004
Web del Canal #literatura de IRC-Hispano.Todos los derechos Reservados.2004.
Política de Privacidad

 
 


 
  ©Asociación Canal Literatura 2004-2012
Web de la Asociación Canal#literatura.Todos los derechos Reservados.2004-2012
Webmaster: webmaster@canal-literatura.com