Web canal-literatura.com 

 

Inicio

Buscar
Tu cuenta

Normas en el Chat

Usuarios
Fotos Usuarios
Recomiéndanos
Sugerencias
Web Amigas
Enlaces
Encuestas
Politica de privacidad

Foro de debate

FOTOS Premios 2011

VIDEO 2011 - Retransmisión

Momentos Ganadores Narrativa 2011

Momentos Ganadores Poemas 2011

VÍDEO2009-Amor en el Tiempo

Leer autores ON-LINE

 

  Visitas

Hemos recibido
10907375
impresiones desde Octubre 2004
 

  ZONA LITERARIA

BLOG Literatura

 

Entrevistas

 

Colaboradores

 

Artículos Interesantes

 

Libros

 

Relatos

 

Reflexiones

 

Cosas Nuestras

 

Herramientas de escritura-consulta



Certámenes

Narrativa Breve

Poemas sin Rostro

 

  Los que nos apoyan

 Región de Murcia

 Ministerio de Industria,Turíssmo y Comercio

Plan Avanza

Región de Murcia SI

 Instituto Cervantes de Damasco

 The Georg-August-University of Göttingen

 Zentrale Einrichtung  Sprachen und Schl sselqualifikationen (ZESS)

 La Universidad Técnica Carolo-Wilhelmina - Braunschweig

 Sprachenzentrum-Centro de La Universidad Técnica Carolo-Wilhelmina - Braunschweig

 IRC-Hispano la mayor red de chat en español.

Escuela de escritores

Escola d''Escriptura.

Instituto Cervantes de Estambul.

Asemur

Expertos en software.

Createa Comunicación.

Marketing Publicitario.
 

 
  Sicóloga del autobús
   

  

 Sicóloga del autobús

 

Santiago de Cesare

 

Que la violencia campea entre nosotros desde hace tiempo y circula libremente por la calle (y la vereda) no es novedad para nadie.-

Una ojeada rápida por la historia de la humanidad nos muestra que la guerra y los enfrentamientos son tan viejos como el mundo o más bien desde que el hombre o lo que se parecía al actual caminaba erguido.-

Cabe preguntarse en estas fechas en que los deseos de paz y amor florecen entre nosotros, si no serán solamente utopías.-

Actualmente, en un trozo de desierto mas o menos del tamaño de Montevideo, Canelones y parte de Maldonado, persiste un conflicto (o debo decir muchos de ellos) desde hace siglos.-

¿Se puede heredar el odio?

Parece que es así, de lo contrario no sobreviviría tanto tiempo.-

Es posible para un ciudadano nacido y educado en sudamerica comprender cabalmente la magnitud de este drama.-

O simplemente no lo cuestionamos y nos quedamos con nuestras rencillas domésticas; descendientes naturales de aquellas legendarias y bíblicas y no por eso justas y razonables.-

Tal vez el espíritu violento o guerrero lo llevemos incluido en el ADN, en cualquier momento, si es así, los científicos nos sorprenderán con el descubrimiento de que si poseemos determinado gen seremos propensos a la violencia.-

Todo indica que aunque nos ocupemos en desearles a todos, paz y prosperidad una vez al año; seguiremos igualmente peleando y matando hasta el fin de los días.-

Que incoherencia, ¿no es verdad?

O debo decir hipocresía, en una de esas si deseáramos a todos guerra y muerte, reaccionaremos y caeremos en cuenta que va en serio.-

Parece que estamos como anestesiados y esos loables deseos que declaramos, año tras año, tienden como un velo que nos ciega.-

Están matando gente, si, lo vemos a diario en la tele, pero como es lejos que ocurre (siempre es lejos aunque pase en la casa del vecino).-

Observemos más de cerca, digamos entre nosotros y con el ciudadano de a pie.-

Veamos algunos ejemplos.-

Cuando un ciudadano medio ingresa en un nuevo ambiente, digamos laboral, ¿no espera que lo ataquen tarde o temprano, tanto jefes como compañeros?

O por el contrario ataca él por aquello de que el que pega primero pega dos veces.-

¿A nadie se le habrá ocurrido pensar que si cortamos el espiral se apaga la llama?

Y yendo a lo del titulo paso a contarles; día 21 de diciembre, hora 16.30, abordo autobús línea 60 rumbo Portones.-

Capacidad colmada y las caras de los pasajeros acostumbrados a soportar calor, el clásico “A correrse señores que esto no es un 747”  y el tráfico pesado de estas fechas.-

Todo el mundo apurado por que el año se dejó de amagues y se termina nomás.-

Abruptamente voces en alto al fondo del colectivo, parece que un chico que acompañado de sus amigos se queja de que otro “lo miró raro” y trataban de atajarlo para que no acometiera contra el “mirador” que sentado, solo y nervioso, viajaba cerca de el ofendido.-

Lo observé ligeramente intentando adivinar en su mirada si existiera una intención equivocada, pero no, solo me pareció otro veinteañero más, solo algo incomodo por la situación.-

A mi lado viajaba una señora cuarentona y de decisiones rápidas que comentaba con otras pasajeras la inclinación machista de nuestros hombres, que después hablan de nosotras, que nos mandan a la cocina, ante la aprobación general.-

Yo musité que “No todos, señora” lo cual la sorprendió.-

Mientras el chico acusado se incorpora y le vocifera al guarda que “si no lo baja lo hará el mismo” 
Alarma general de las caras que rodeaban a los implicados, el guarda, bien gracias, soltó que le diera nomás.-

En un instante la señora mencionada salta sobre el chico de marras y le increpa que todos queremos viajar, que pasar por la seccional no es una opción aceptable, que con violentarse no va a demostrarle nada a nadie, solo que sería un energúmeno y un machista (otra vez) y que ella estaba apurada, además.-

Los chicos que rodeaban al sujeto insistían con que si con una cerveza actuaba así, mejor no tomara dos.-

La señora vuelve a mi lado y le agradezco la intervención, seguro es sicóloga le digo y ella contesta que no, que es abogada.-

Como el asunto del machismo había quedado inconcluso a mi modesto entender (o que había quedado engranado mas bien), le agrego levantando levemente la voz y seguro que hablaba para el publico en general: señora, la culpa de que “todos” lo seamos la tienen ustedes, las mujeres.-

Ante risas y aprobaciones de la platea sobre todo femenina (que en eso se habían convertido los pasajeros) me dice:

Pero bueno, y ahora nos vamos a pelear nosotros.-”

Le contesto que jamás y además le recuerdo que mi mama era mujer y que a ella le debo todo lo que soy, para bien o para mal.-

Finalmente luego de apoyar sicológicamente al acusado para equiparar las cosas supongo, y de rematar la faena mandándolos a pelear al boxing club; pide parada y desciende.-

Le rogué que no lo hiciera, de que era la única que apaciguo a las fieras, que no nos dejara indefensos pero fue inútil, se bajó nomás.-

Yo me sentí inesperadamente solo en  la multitud, en eso el chico ofendido reacciona nuevamente como si le hubieran dado cuerda y recuperándose de las bofetadas de su madre postiza y momentánea, ataca de nuevo.-

Considerando que el viaje estaba resultando demasiado largo aunque eso si, emocionante y terapéutico, pido puerta y me bajo pensando: “Del resto me entero en el informativo de las ocho”.-
¿Será que la humanidad también esta cansada del viaje?




 

 

©Asociación Canal Literatura 2008
 
Política de Privacidad

 
 


 
  ©Asociación Canal Literatura 2004-2012
Web de la Asociación Canal#literatura.Todos los derechos Reservados.2004-2012
Webmaster: webmaster@canal-literatura.com