Web canal-literatura.com 

 

Inicio

Buscar
Tu cuenta

Normas en el Chat

Usuarios
Fotos Usuarios
Recomiéndanos
Sugerencias
Web Amigas
Enlaces
Encuestas
Politica de privacidad

Foro de debate

FOTOS Premios 2011

VIDEO 2011 - Retransmisión

Momentos Ganadores Narrativa 2011

Momentos Ganadores Poemas 2011

VÍDEO2009-Amor en el Tiempo

Leer autores ON-LINE

 

  Visitas

Hemos recibido
10974165
impresiones desde Octubre 2004
 

  ZONA LITERARIA

BLOG Literatura

 

Entrevistas

 

Colaboradores

 

Artículos Interesantes

 

Libros

 

Relatos

 

Reflexiones

 

Cosas Nuestras

 

Herramientas de escritura-consulta



Certámenes

Narrativa Breve

Poemas sin Rostro

 

  Los que nos apoyan

 Región de Murcia

 Ministerio de Industria,Turíssmo y Comercio

Plan Avanza

Región de Murcia SI

 Instituto Cervantes de Damasco

 The Georg-August-University of Göttingen

 Zentrale Einrichtung  Sprachen und Schl sselqualifikationen (ZESS)

 La Universidad Técnica Carolo-Wilhelmina - Braunschweig

 Sprachenzentrum-Centro de La Universidad Técnica Carolo-Wilhelmina - Braunschweig

 IRC-Hispano la mayor red de chat en español.

Escuela de escritores

Escola d''Escriptura.

Instituto Cervantes de Estambul.

Asemur

Expertos en software.

Createa Comunicación.

Marketing Publicitario.
 

 
  Crece el mercado judicial
   

  

 

CRECE EL “MERCADO” JUDICIAL

            Don Manuel Alonso Martínez jamás hubiera podido imaginar que en su bello y pulcro Código Civil penetraría este amasijo de sorpresas; difícilmente hubiera podido sospechar que se llegaría a introducir una reforma como la que recientemente se acaba de aprobar en el Congreso de los Diputados. Seguramente se trata de la más audaz de todas y, como hemos tenido ocasión de comprobar, la más festejada por un público fervoroso, entusiasta, arracimados y solidarios como nunca en el “gallinero” del templo legislativo, esa masa tronitonante y festiva que aplaudía con vehemencia.

 

            Una reforma precipitada si la comparamos con las anteriores y que, por lo que se nos dice, afecta nada más y nada menos que a cuatro millones de españoles: homosexuales que podrán contraer matrimonio y que, en definitiva, algún día habrán de sumarse a esa triste ristra de litigantes que solventan sus fracasos sentimentales en los juzgados de familia. Por eso, quizá faltase en ese alborotado “gallinero” que aplaudía con desmesura la aprobación de tal reforma legislativa, un colectivo que —homo o heterosexual, eso no viene al caso— debería de ser el más favorecido económicamente por esta ley, pese a lo que digan, pese a la posibilidad que ahora se ofrece de solicitar el divorcio sin necesidad de separación previa evitando así la duplicación de gastos: los abogados y procuradores que ejercen su oficio con habitualidad en los juzgados de familia.

 

            Parece innegable que el “mercado” judicial en esta materia ha adquirido una nutrida tropa, nuevos “consumidores”, porque, guste o no, por todos es sabido que tras estos ayuntamientos que ahora ya podrán ser matrimonios será relativamente frecuente que (no hay razón para pensar que los nuevos enlaces gocen de mejor avenencia que los matrimonios hasta ahora exclusivos entre hombre y mujer) con el tiempo, surja la ruptura afectiva y con ella, la separación y el divorcio, sucesos jurídicos éstos que, obviamente, harán que se ponga en marcha la maquinaria judicial. Una nueva ley que calma las aspiraciones de estos empecinados colectivos; pero también un legislador negligente y atropellado que no ha previsto que con este considerable aumento de potencial “clientela”, el sistema judicial, ya de por sí perezoso o saturado, se verá incapaz de solventar estos nuevos conflictos matrimoniales.

 

            Así las cosas, resulta obvio que bajo riesgo de colapsar definitivamente el sistema judicial, el gobierno que propició tan aplaudida reforma habrá de crear más juzgados, nuevas “sucursales” para los nuevos y eventuales fracasos; especializados gabinetes psicológicos sensibilizados con estos nuevos matrimonios y su particular problemática. Reciente la aprobación nos asaltan muchas dudas, nos planteamos numerosos problemas ¿Qué criterio se seguirá para la guarda y custodia de los hijos? En los matrimonios heterosexuales era emblemática la atribución de ésta a la madre. ¿Y ahora? En fin, tantas cosas, ya se verá, ya veremos en qué quedan esos encendidos aplausos, esta fiesta en la que al final puede que acabe faltando el brindis.

 

            José Manuel Sánchez del Águila Ballabriga.

Mayo 2005.

 

 

Éste es el artículo que salió hace dos semanas en el Diario de Sevilla con el título "Crece el mercado judicial"

 

 

©literatura 2004
Web del Canal #literatura de IRC-Hispano.Todos los derechos Reservados.2004.
Política de Privacidad

 
 


 
  ©Asociación Canal Literatura 2004-2012
Web de la Asociación Canal#literatura.Todos los derechos Reservados.2004-2012
Webmaster: webmaster@canal-literatura.com