Web canal-literatura.com 

 

Inicio

Buscar
Tu cuenta

Normas en el Chat

Usuarios
Fotos Usuarios
Recomiéndanos
Sugerencias
Web Amigas
Enlaces
Encuestas
Politica de privacidad

Foro de debate

FOTOS Premios 2011

VIDEO 2011 - Retransmisión

Momentos Ganadores Narrativa 2011

Momentos Ganadores Poemas 2011

VÍDEO2009-Amor en el Tiempo

Leer autores ON-LINE

 

  Visitas

Hemos recibido
11013180
impresiones desde Octubre 2004
 

  ZONA LITERARIA

BLOG Literatura

 

Entrevistas

 

Colaboradores

 

Artículos Interesantes

 

Libros

 

Relatos

 

Reflexiones

 

Cosas Nuestras

 

Herramientas de escritura-consulta



Certámenes

Narrativa Breve

Poemas sin Rostro

 

  Los que nos apoyan

 Región de Murcia

 Ministerio de Industria,Turíssmo y Comercio

Plan Avanza

Región de Murcia SI

 Instituto Cervantes de Damasco

 The Georg-August-University of Göttingen

 Zentrale Einrichtung  Sprachen und Schl sselqualifikationen (ZESS)

 La Universidad Técnica Carolo-Wilhelmina - Braunschweig

 Sprachenzentrum-Centro de La Universidad Técnica Carolo-Wilhelmina - Braunschweig

 IRC-Hispano la mayor red de chat en español.

Escuela de escritores

Escola d''Escriptura.

Instituto Cervantes de Estambul.

Asemur

Expertos en software.

Createa Comunicación.

Marketing Publicitario.
 

 
  Dice el teólogo Juan José Tamayo... - Luis Alberto Henríquez

   

Mi regalo de Reyes

 

Por Luis Alberto Henríquez Lorenzo

    

Antes de gue viera la luz de la publicación mi libro ¿La Iglesia católica? Sí; algunas consideraciones, por favor (Madrid, Vitruvio y Nostrum, noviembre, 20ll), ya creía ser plenamente consciente, guien estas líneas escribe, no crean gue no, de gue el susodicho ensayo no iba en modo alguno a suscitar especial júbilo ni suelta de voladores en la Diócesis de Canarias; mejor, en el ánimo de sus principales autoridades, secretariados, movimientos católicos, plataformas informativas o mediáticas incluso. Sin embargo, mis realistas expectativas se han visto, apenas mes y medio después de recibir los primeros ejemplares de mi libro, confieso gue ampliamente sobrepasadas por la contundente realidad de los hechos: no es gue no haya habido ni júbilo ni suelta de voladores, es gue se ha decretado sobre el libro en cuestión el más implacable de los silencios, de los ninguneos, de los desprecios.

 

Sostiene el editor de mi libro -los escritores consagrados dirían mi editor, uno no llega a tanto- gue aún es muy pronto para hacer una valoración sobre el éxito o no éxito de público y crítica de la obra. Por mi parte, a la espera de ese éxito de público y crítica y confiando plenamente en la experiencia y el buen hacer editorial y gestor de Pablo Méndez, poeta, crítico literario y responsable de Vitruvio, en apenas mes y medio de labor de promoción y difusión del libro ya me siento validado para afirmar lo gue acabo de apuntar: la indiferencia y el desprecio son las monedas con gue me están pagando desde la Diócesis de Canarias muchos gue, pudiendo no actuar así para conmigo y sobre todo para con mi libro, actúan desde el hipócrita desprecio. Y luego hablan de solidaridad, fraternidad, espíritu del Concilio Vaticano II, Iglesia Pueblo de Dios, Iglesia como comunidad de iguales... Hasta los jerarcas a menudo hablan así; eso sí, exigiendo gue ellos son ilustrísimas, eminencias reverendísimas y demás zarandajas completamente ajenas al espíritu de Jesús. De manera gue sí: cuánto estoy aprendiendo... La hipocresía eclesial ya es gigantesca.

 

Y significativo todo, sí. Significativo de gue si me pagan con el desprecio y el ninguneo no es sino por la carga de verdad gue mi libro contiene. (Para los más escépticos, asumo plenamente la afirmación gue acabo de aventurar.) En efecto: poner el dedo en la llaga sobre la patética crisis de fe y sobremanera de credibilidad gue afecta a la Iglesia católica en España, por no irnos más lejos sin salir de Europa, es algo gue no gusta nada, parece, ni a los propios jerarcas de la Iglesia, comodones, trepas, mediocres, burócratas e hipócritas a tope algunos de ellos. Como tampoco gusta, ni interesa gran cosa, denunciar no solo los altos niveles de hipocresía eclesial actuales, también el descarado nepotismo imperante en la Iglesia (enchufismo, amiguismo, tráfico de influencias...), el burocratismo antimilante y desencarnado, el trepismo de no pocos, o el falso progresismo mundanizante de otros tantos, todo ello bendecido por curas supuestamente chachipirulis, muy progres ellos, en realidad afectos a un descaradísimo afán de protagonismo.

 

Como bien reconoce el bueno de Santiago Gil -acaso uno de los jóvenes escritores más interesantes del panorama literario canario de nuestros días-, abrirse paso en el mundillo literario es complicado, es una empresa gue es carrera de fondo, pues el propio mundo literario, local y nacional y allende las fronteras patrias, no solo es realidad compleja, diríase gue vanidosa, sujeta a eguívocos y volubles intereses mercantilistas, sino gue es realidad gue está en constante transformación merced a la sorprendente revolución tecnológica gue estamos viviendo: Internet, aparición del libro electrónico, impacto y papel de las redes sociales... Con todo, repito por tercera vez, aun asumiendo el reto gue a mí mismo me imponen como escritor las dificultades gue acabo de señalar, gue en apenas mes y medio  de vida de mi último libro (como puede colegirse, apenas un bebé gue ni gatea aún) al menos he alcanzado a comprender gue el tremendo y despectivo silencio decretado contra el mismo por no pocos de la Iglesia católica en Canarias, es la mejor demostración de la verdad gue contiene mi ensayo; ergo, cabalgamos, amigo Sancho.

 

Gracias por este regalo de Reyes. Total, el Niñojesús en su pesebre, al abrir los ojos... En fin, ya adulto diría aguello de “El discípulo no puede ser mayor gue su maestro”.

 

    

 

Enero, 2012. Islas Canarias. 

 

Luis Alberto Henríquez Lorenzo.    

 

 

© Asociación Canal Literatura 2004-2012

 
 


 
  ©Asociación Canal Literatura 2004-2012
Web de la Asociación Canal#literatura.Todos los derechos Reservados.2004-2012
Webmaster: webmaster@canal-literatura.com