Web canal-literatura.com 

 

Inicio

Buscar
Tu cuenta

Normas en el Chat

Usuarios
Fotos Usuarios
Recomiéndanos
Sugerencias
Web Amigas
Enlaces
Encuestas
Politica de privacidad

Foro de debate

FOTOS Premios 2011

VIDEO 2011 - Retransmisión

Momentos Ganadores Narrativa 2011

Momentos Ganadores Poemas 2011

VÍDEO2009-Amor en el Tiempo

Leer autores ON-LINE

 

  Visitas

Hemos recibido
10907646
impresiones desde Octubre 2004
 

  ZONA LITERARIA

BLOG Literatura

 

Entrevistas

 

Colaboradores

 

Artículos Interesantes

 

Libros

 

Relatos

 

Reflexiones

 

Cosas Nuestras

 

Herramientas de escritura-consulta



Certámenes

Narrativa Breve

Poemas sin Rostro

 

  Los que nos apoyan

 Región de Murcia

 Ministerio de Industria,Turíssmo y Comercio

Plan Avanza

Región de Murcia SI

 Instituto Cervantes de Damasco

 The Georg-August-University of Göttingen

 Zentrale Einrichtung  Sprachen und Schl sselqualifikationen (ZESS)

 La Universidad Técnica Carolo-Wilhelmina - Braunschweig

 Sprachenzentrum-Centro de La Universidad Técnica Carolo-Wilhelmina - Braunschweig

 IRC-Hispano la mayor red de chat en español.

Escuela de escritores

Escola d''Escriptura.

Instituto Cervantes de Estambul.

Asemur

Expertos en software.

Createa Comunicación.

Marketing Publicitario.
 

 
  Propuestas aprobadas en la asamblea de la protesta de Sol.29-05-2011

   

Nosotros, “los traidores”: o una suerte de manifiesto en defensa

de la libertad de pensamiento.

Por Carlos Carnicero

    

Los humanos, en ocasiones, tenemos necesidad de algún espejo que nos confirme que no estamos solos. Ocurre con las labores de pensamiento. El oficio intelectual convoca muchas veces a la soledad de la contracorriente; entonces, cuando llueven críticas y descalificaciones –en España, ser traidor, consiste en pensar diferente de lo que se espera de ti- es refrescante que alguien que se hace respetar coincida contigo o tu coincidas con él.

Ocurrió ayer con el artículo de Santos Juliá en El País del domingo. Como este periódico ha decidido reducir el acceso gratuito a muchos de sus contenidos, no puedo enlazar el artículo aludido, que se titulaba “Ni primarias, ni congreso” y se refería a las decisiones adoptadas por quienes controlan el PSOE –y fundamentalmente por su secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero- y que pretenden que los ciudadanos perciban como real algo que es esencialmente ficticio.

 

“El soporte para creer que los ciudadanos tendrán la percepción que quieren que tengan los dirigentes del PSOE se basa sólo en la ecuación de que la llegada del PP al gobierno será una catástrofe. Y por lo tanto, quien desde unas posiciones previas de voto al socialismo lo trasmute hacia el PP, se abstenga o vote a otros partidos minoritarios en la línea de las propuestas que nacieron el 15-M, será igualmente responsable de la presunta debacle de España.”

 

Varias precisiones: la debacle ya se ha producido y lo que se nos dice es que será peor, pero no se nos enseña el remedio. Nos piden fe de esencia religiosa en que el salvador Alfredo Pérez Rubalcaba nos llevará a Israel si le seguimos por el desierto, si nos creemos que el Mar Rojo se abrirá para nosotros y que se cerrará para las tropas de Mariano Rajoy. Demasiada fe después de la Ilustración.

Lo cierto es que el PSOE ha iniciado una caída libre sobre un vasto territorio desolado. Varias consideraciones que entiendo imprescindibles:

Primero el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, con la mochila al hombro de sus muchos errores previos y su soberbia numantina, se asustó como un niño malo cogido en falta, la noche en que le llamaron en cadena Barack Obama, Hu jintao y la señora Mérkel.

 

“Podía haber discutido la magnitud del recorte y los tiempos en qué aplicarlo; el argumento estaba al tiro: España ya tenía cuatro millones de parados y tenía que rectificar las prioridades productivas de su economía. Necesitaba tiempo y no recortes drásticos. Pero el presidente se arrugó ante las órdenes de los mercados y se erigió en salvador de España y de todos nosotros, haciendo exactamente lo contrario que había prometido.”

 

La estación intermedio de ese planteamiento asumido con disciplina franciscana por el aparato del PSOE ha sido la mayor derrota electoral de todos los tiempos y la pérdida de casi todo el poder territorial.

El presidente no sólo no se dio por aludido y culpó a la crisis, y no a la gestión de la crisis, del resultado, sino que decidió diseñar el futuro del PSOE y mantener el control del partido como secretario general hasta el último suspiro.

Para renovar y arreglar las cosas ungió a su mano derecha como sucesor a título de candidato. Y ahí empiezan a agravarse los problemas.

Segundo: se ha hurtado a la organización el debate sobre la enorme crisis de identidad socialdemócrata del partido y se le han dado las consignas para que se siga en la misma dirección, sin discutir alternativas posibles.

 

“Tercero: se pretende que los ciudadanos “perciban” una actitud de renovación y de cambio en la figura de Alfredo Pérez Rubalcaba, único superviviente de la generación de González en el ejecutivo, mano derecha del presidente para muchas cosas, y sobre todo comprometido con todas las decisiones adoptadas por José Luis Rodríguez Zapatero en su particular forma cesarista de ejercer el poder. Los socialistas pretenden que los ciudadanos perciban cambio donde sólo puede haber continuidad.”

 

Cuarto: el presidente Zapatero se nos ofrece como salvador para continuar haciendo lo que los ciudadanos le han dicho claramente que no quieren que haga. El mantra es que “con la derecha será peor”. Bueno, algunos, muchos, creemos que sí; pero si llevamos al absurdo el dramático empeño en que no llegue la derecha a cualquier precio, habría que suspender el orden constitucional o prohibir la existencia del PP. El electorado es maduro incluso para suicidarse si lo desea; no asumir este principio es negar la alternancia. Cada sociedad tiene que purgarse con las medicinas disponibles en la farmacia, y aquí lo que toca es que si los ciudadanos deciden que gobierne este PP, por mucho que no nos guste a algunos, tendremos que aceptar el voto de la mayoría.

Quinto: se nos quiere hacer creer que no hay congreso extraordinario porque lo responsable es celebrar unas primarias que no existen. Teatro del absurdo en la vida real.

 

“Unas primarias son la disputa democrática entre dos políticos para decidir quien se postula para candidato. Aquí lo que ha habido es una designación, se le ha obligado a retirarse de la disputa a la ministra de Defensa y se ha disfrazado todo para que encaje en los estatutos del partido.”

 

Zapatero llamó a los barones territoriales, les comunicó su designación y sus decisiones bajo dos conceptos formulados de la siguiente manera: “es la solución menos mala posible” y “no nos queda otro remedio para proceder de este modo”. Yo jamás podré votar a un partido con ese nivel de argumentos, todas proposiciones negativas.

Bueno, pues yo no estoy dispuesto a rezar ese catecismo, porque no soy creyente; soy solamente un aspirante a ser considerado un intelectual democrático de izquierda; en consecuencia, asumo mi soledad de estar radicalmente en contra del PP y no apoyar la locura del PSOE. Me imagino que eso me constituye en traidor, porque no voy a dar satisfacción a quienes pensaban que era de los suyos y jamás se molestaron en consultarme.

Quiero seguir teniendo voz propia y si para ello tengo que soportar la etiqueta de traidor, no me dolerán prendas.

El PP, vendrá, si viene, que ya está aquí, no porque yo piense distinto que Zapatero y le critique, sino por los inmensos errores del socialismo español que ha abdicado de sus responsabilidades con la socialdemocracia y ha abrazado la tecnología del liberalismo.

Si tiene que haber traidores, no seré yo quien ponga las etiquetas.

En el fondo no se está mal casi solo porque este estadio de soledad, ahora mismo, está muy bien acompañada por las perspectivas que siempre nos dará la historia: al final terminamos avanzando cada vez que sorteamos a los salvadores que no nos consultan si queremos ser salvados.

 Carlos Carnicero

06-06-2011

Blog del autor

 

 

 

© Asociación Canal Literatura 2004-2011

 
 


 
  ©Asociación Canal Literatura 2004-2012
Web de la Asociación Canal#literatura.Todos los derechos Reservados.2004-2012
Webmaster: webmaster@canal-literatura.com