Web canal-literatura.com 

 

Inicio

Buscar
Tu cuenta

Normas en el Chat

Usuarios
Fotos Usuarios
Recomiéndanos
Sugerencias
Web Amigas
Enlaces
Encuestas
Politica de privacidad

Foro de debate

FOTOS Premios 2011

VIDEO 2011 - Retransmisión

Momentos Ganadores Narrativa 2011

Momentos Ganadores Poemas 2011

VÍDEO2009-Amor en el Tiempo

Leer autores ON-LINE

 

  Visitas

Hemos recibido
11013193
impresiones desde Octubre 2004
 

  ZONA LITERARIA

BLOG Literatura

 

Entrevistas

 

Colaboradores

 

Artículos Interesantes

 

Libros

 

Relatos

 

Reflexiones

 

Cosas Nuestras

 

Herramientas de escritura-consulta



Certámenes

Narrativa Breve

Poemas sin Rostro

 

  Los que nos apoyan

 Región de Murcia

 Ministerio de Industria,Turíssmo y Comercio

Plan Avanza

Región de Murcia SI

 Instituto Cervantes de Damasco

 The Georg-August-University of Göttingen

 Zentrale Einrichtung  Sprachen und Schl sselqualifikationen (ZESS)

 La Universidad Técnica Carolo-Wilhelmina - Braunschweig

 Sprachenzentrum-Centro de La Universidad Técnica Carolo-Wilhelmina - Braunschweig

 IRC-Hispano la mayor red de chat en español.

Escuela de escritores

Escola d''Escriptura.

Instituto Cervantes de Estambul.

Asemur

Expertos en software.

Createa Comunicación.

Marketing Publicitario.
 

 
  Perjudicando a Manucho

 

 

   

 Perjudicando a Manucho

Por Marcelo Galliano

(Sobre las declaraciones de Fernando Vallejo a Revista Ñ)

 

“Lo que más sorprende es lo que primero cansa”, escribió Rimsky Korsakov en su tratado de orquestación, exhortando a los compositores a sostener el discurso de las obras sinfónicas basándose en los arcos, destinando los tan originales timbres de las maderas y los bronces a pasajes específicos, o a solos, o a momentos recordables pero no reiterativos.
El colombiano Fernando Vallejo ha redundando en sus ampulosas declaraciones literarias, las cuales, sumadas a sus opiniones sobre humanismo y religión, han opacado la trascendencia de su más que rescatable obra y también la credibilidad de los conceptos que vierte en cada reportaje.
No duda, una y otra vez, en elogiar la escritura de Manuel Mujica Lainez, colocando tal prosa en un sitial de privilegio en la historia del idioma castellano, argumentando que la pobre gramática de los actuales escritores latinoamericanos se debe a la no lectura de tal escritor, y al equivocado endiosamiento de figuras como Julio Cortázar, de quien, admite, desconoce su obra más allá de algún circunstancial hojeo.
Los narradores nacidos a partir de 1970 hemos sido obligados –por cuestiones editoriales que nada tienen que ver con el objeto de este texto- a conocer la obra de Mujica Lainez con precaria accidentalidad, condiciones fortuitas que a veces no han pasado de la lectura escolar de algún cuento de Misteriosa Buenos Aires, o del desvirtuado comentario de alguna anécdota de la vida del autor y de las vicisitudes políticas del estreno de la ópera Bomarzo en el Teatro Colón. Con el tiempo, algunos de nosotros nos hemos procurado algún material inhallable en catálogos: la historia del duque Pier Francesco Orsini -que da nombre a la ópera recién citada-, los bellísimos relatos de Aquí vivieron o de Un novelista en el museo del Prado, o la fantasía realista –valga el oximoron- de La casa.
En algo acierta Vallejo: Mujica Lainez fue un prosista extraordinario, único, sonoro, con un increíble equilibrio morfológico en sus párrafos, con una compleja elaboración de frases que amaga con excederse en su preciosismo pero que jamás llega a caer en el barroquismo abstruso.
Pero los elogios fundamentalistas de Vallejo no ayudan a la memoria de este gran escritor argentino. El rescate de su figura en detrimento de Borges o de Cortázar, convierten a Mujica Lainez en un capricho personal, un chivo expiatorio para que Vallejo descargue sus frustraciones contra otras inocultables personalidades. Tal actitud nos hace descreer de sus elogios.
¿Puede una persona que no reconoce la pureza dialéctica de Borges, o el ritmo de la prosa cortaziana, apreciar en toda su dimensión a Manucho?
Emerson parece tener la respuesta a tal interrogante:
“Lo que eres no me permite escuchar lo que dices”

 

http://marcelogalliano.blogspot.com/2008/07/perjudicando-manucho.html

 

 

© Asociación Canal Literatura 2004-2008

 
 


 
  ©Asociación Canal Literatura 2004-2012
Web de la Asociación Canal#literatura.Todos los derechos Reservados.2004-2012
Webmaster: webmaster@canal-literatura.com