Web canal-literatura.com 

 

Inicio

Buscar
Tu cuenta

Normas en el Chat

Usuarios
Fotos Usuarios
Recomiéndanos
Sugerencias
Web Amigas
Enlaces
Encuestas
Politica de privacidad

Foro de debate

FOTOS Premios 2011

VIDEO 2011 - Retransmisión

Momentos Ganadores Narrativa 2011

Momentos Ganadores Poemas 2011

VÍDEO2009-Amor en el Tiempo

Leer autores ON-LINE

 

  Visitas

Hemos recibido
10907362
impresiones desde Octubre 2004
 

  ZONA LITERARIA

BLOG Literatura

 

Entrevistas

 

Colaboradores

 

Artículos Interesantes

 

Libros

 

Relatos

 

Reflexiones

 

Cosas Nuestras

 

Herramientas de escritura-consulta



Certámenes

Narrativa Breve

Poemas sin Rostro

 

  Los que nos apoyan

 Región de Murcia

 Ministerio de Industria,Turíssmo y Comercio

Plan Avanza

Región de Murcia SI

 Instituto Cervantes de Damasco

 The Georg-August-University of Göttingen

 Zentrale Einrichtung  Sprachen und Schl sselqualifikationen (ZESS)

 La Universidad Técnica Carolo-Wilhelmina - Braunschweig

 Sprachenzentrum-Centro de La Universidad Técnica Carolo-Wilhelmina - Braunschweig

 IRC-Hispano la mayor red de chat en español.

Escuela de escritores

Escola d''Escriptura.

Instituto Cervantes de Estambul.

Asemur

Expertos en software.

Createa Comunicación.

Marketing Publicitario.
 

 
  Los juegos - Alejandro Dolina transcrito por Marcos Carlos Carbajo

   

LOS JUEGOS ( De Alejandro Dolina)

Trascrito por Marcos Carlos Carbajo

Algo acerca de James Matthew Barrie y los juegos secretos. James Matthew Barrie era escocés y nació en 1860. Su padre era un tejedor manual. Su madre se llamaba Margaret Ogilvy. Barrie tenía nueve hermanos, el preferido de Margaret, David, murió a los trece años a causa de un accidente mientras patinaba sobre el hielo. Esa muerte deprimió mucho a Margaret y Barrie hizo todo lo que pudo por alegrarla. Procuró parecerse a su hermano hasta el punto en que no se notara la diferencia, Barrie llegó a ponerse la ropa de su hermano, e imitó su silbido en la esperanza de engañar a su madre con aquel disfraz. El resultado fue que se profundizó el horror.
    A los 25 años Barrie ya era periodista en Londres, escribía crónicas de partidos de cricket, Le gustaba mucho ese deporte. Tenía un equipo integrado entre otros por Sir Arthur Conan Doyle, poco después empezó con los libros, o sea, a escribir. Eran libros sencillos los primeros y alcanzó rápidamente el éxito. Se convirtió en un hombre inmensamente rico y famoso. Cuentan que sólo los niños se sentían siempre a gusto con Barrie, su comportamiento intimida casi siempre a los mayores porque parece que era un hombre muy silencioso, era capaz de pasar largas horas en el más absoluto mutismo.
    Con las mujeres no tuvo una vida demasiado borrascosa, se casó con Mary Ansell a quien conoció en unas audiciones para el estreno de la obra "Walker, London". Muchos años después Barrie supo, gracias a la confesión de su jardinero que había visto todo, que su esposa Mary andaba con un abogado amigo de la casa. Hubo divorcio. En un intento para evitar que la publicidad trastornara su carrera de escritor, se preparó una petición en la que se solicitaba a la prensa que tratara aquel asunto con discreción. La petición la firmaban, entre otros, Henry James.
En un momento de su carrera Barrie escribió una biografía de su madre que tituló "Margaret Ogilvy", este libro contiene la frase reveladora de toda su literatura:

 

"El horror de mi infancia es que yo sabía que se acercaba el tiempo en que debería renunciar a mis juegos y eso me parecía intolerable, resolví seguir jugando en secreto".


    De todos sus juegos, de todos sus libros, el más célebre fue "Peter Pan". Barrie murió a los 77 años, en 1937.
    Pero volvamos a la frase "Resolví seguir jugando en secreto". Quisiera decir algo acerca de "resolví seguir jugando en secreto". El mundo que nos toca vivir nos tienta con el progreso personal, con el ingreso a los circuitos de consumo y con la plena posesión de los derechos de la adultez. Por cierto, se fomenta la admiración por la precocidad, nos encanta que los niños vivan situaciones adultas. Ahora bien... ¿Qué es una situación adulta?
Según parece, tener deseos sexuales y ansias de posesión. O quizás adquirir cierto aplomo mundano que permite usar palabras tales como: "igualmente", "saludos por su casa", o "muy amable de su parte".
     Bueno, a todo esto contesto que para ser un imbécil no hay apuro. La precocidad de un niño pianista es admirable, la precocidad de un miserable que aprendió demasiado pronto los riesgos de prestar libros es basura.
     Como quiera que sea, el mundo exige abandonar los juegos y progresar, y los que se quedan jugando reciben desprecio y burla. Por eso hay quienes, como Sir James Barrie, resuelven seguir jugando en secreto. Hay personas que sin que nadie lo sepa recorren las calles, y juegan. No pisan las baldosas azules para no matar ángeles y sí las rojas para matar demonios o juegan a que morirán si se cruzan con una rubia en la siguiente cuadra, o gritan en los zaguanes, o pisan las hojas secas para deleitarse con el crujido.
     Pero no nos engañemos, estamos hablando de otra cosa, no de mera afición lúdica. Se trata de seguir, en secreto, profesando una moral heroica, de seguir creyendo. De creer, no con la estupidez de los mamertos, sino con la locura de los que jamás podrán aprender a acomodarse en un universo burgués de mezquindad; de seguros contra robos y de electrodomésticos como parámetros de dicha.
     James Barrie no quería crecer, Peter Pan no quería crecer. No querían crecer en el peor de los sentidos, no querían esa mediocre resignación que algunos llaman madurez.
Yo he resuelto seguir jugando en secreto: juego a que un buen verso salva una vida, juego a que el amor es más importante que la prosperidad, juego a enloquecerme con un acorde, a creer que lo mejor de la vida todavía no sucedió.
    Claro que allí están las personas razonables que pueden despreciarme y decirme Peter Pan, y se ríen de nuestros juegos y de nuestros sueños. Bien está. Para ellos es todo el mundo, el mundo de los adultos y de los burgueses, el mundo de la televisión, el mundo de los concursos o del rating. Atención, no el mundo de los juegos. Porque los juegos, el sueño secreto de la juventud, son cosa... de gente seria. 



Fuente:
Alejandro Dolina (Monologo transcripto del programa radial "¡La Venganza será
Terrible!" emitido en las épocas en que todavía era bueno)
http://unamorreal.blogspot.com/2005/08/james-m-barrie-los-juegos.html
Audio:
http://www.youtube.com/watch#!v=deBTp2uE1gk

 

 

    Trascrito Marcos Carlos Carbajo

 

 
 


 
  ©Asociación Canal Literatura 2004-2012
Web de la Asociación Canal#literatura.Todos los derechos Reservados.2004-2012
Webmaster: webmaster@canal-literatura.com