Web canal-literatura.com 

 

Inicio

Buscar
Tu cuenta

Normas en el Chat

Usuarios
Fotos Usuarios
Recomiéndanos
Sugerencias
Web Amigas
Enlaces
Encuestas
Politica de privacidad

Foro de debate

FOTOS Premios 2011

VIDEO 2011 - Retransmisión

Momentos Ganadores Narrativa 2011

Momentos Ganadores Poemas 2011

VÍDEO2009-Amor en el Tiempo

Leer autores ON-LINE

 

  Visitas

Hemos recibido
10814108
impresiones desde Octubre 2004
 

  ZONA LITERARIA

BLOG Literatura

 

Entrevistas

 

Colaboradores

 

Artículos Interesantes

 

Libros

 

Relatos

 

Reflexiones

 

Cosas Nuestras

 

Herramientas de escritura-consulta



Certámenes

Narrativa Breve

Poemas sin Rostro

 

  Los que nos apoyan

 Región de Murcia

 Ministerio de Industria,Turíssmo y Comercio

Plan Avanza

Región de Murcia SI

 Instituto Cervantes de Damasco

 The Georg-August-University of Göttingen

 Zentrale Einrichtung  Sprachen und Schl sselqualifikationen (ZESS)

 La Universidad Técnica Carolo-Wilhelmina - Braunschweig

 Sprachenzentrum-Centro de La Universidad Técnica Carolo-Wilhelmina - Braunschweig

 IRC-Hispano la mayor red de chat en español.

Escuela de escritores

Escola d''Escriptura.

Instituto Cervantes de Estambul.

Asemur

Expertos en software.

Createa Comunicación.

Marketing Publicitario.
 

 
  La Sexta versus Telecinco

   

“¿Otra ración doble (“píldora del día después” y ampliación de la Ley del Aborto) de solidaridad socialista “made in” PSOE?”

Por Luis Alberto Henriquez Lorenzo

En la actualidad, prácticamente en todo el mundo civilizado pero de manera altamente generalizada en Occidente, se cuenta con tres medios de control artificial de la natalidad: métodos anticonceptivos, contraceptivos, abortivos[1].

En España, a propósito de los deseos de reforma legislativa de la Ley de Salud Sexual auspiciados por el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, la controversia y el debate están encendidos en la calle (por más que a la mayoría de la ciudadanía yo sigo creyendo que le preocupan mucho más otros temas: el paro, la corrupción sistematizada de la actividad política…), en diferentes frentes, desde posturas a menudo encontradas, en apariencia irreconciliables[2], acaso en todos los frentes posibles: el gobierno socialista ha legalizado la dispensa farmacéutica de la llamada “píldora del día después”. Contraceptiva o no tal píldora, su efecto interruptor del embarazo obviamente ya iniciado puede ser efectivo incluso setenta y dos horas después de haber tenido lugar la relación sexual supuesta o realmente desprotegida, y la pueden tomar, se aconseja que como método de urgencia, es decir, excepcional, chicas a partir de los dieciséis años sin para ello contar con permiso alguno de sus padres, madres o tutores.

Así las cosas, a nadie se le esconde o debiera escondérsele la evidencia que sigue, a saber, el acto de dar vida en la unión sexual entre un hombre y una mujer está tan “blindado” por toda clase de técnicas anticonceptivas, contraceptivas y abortivas, que realmente la mujer que se queda hoy día embarazada es porque quiere[3]. Esto es, porque su sentido moral le impide abortar una gestación ya iniciada. Sin duda, con la excepción de ciertas mujeres adscritas a diversas prácticas naturistas, conjuntamente con algunas otras mujeres capaces de rechazar los métodos artificiales de control de la natalidad bajo el paraguas de singulares motivaciones, cada vez se hace más normal la evidencia de que contrarias a esos métodos artificiales únicamente van quedando las mujeres católicas; y no todas, ojo al dato, pues archisabido es asimismo que la mayoría de las que se confiesan como católicas, en ese delicado asunto, al igual que en otros, más bien pasan, algunas veces olímpicamente, de lo que propone o proponga el Magisterio.

Pero veamos: con tantos medios y facilidades de acceso a los métodos anticonceptivos, contraceptivos y abortivos como de hecho en la actualidad hay, y con la creciente generalización de unas prácticas morales y sexuales ajenas al parecer y el sentir de la  moral sexual católica, ¿qué tipo de convicciones meramente humanas e inmanentistas serían capaces de disuadir al común de las mujeres en edad fértil del recurso a la píldora del día después, o a anticonceptivos, contraceptivos y aun abortivos? Dicho con otras palabras: la llamada píldora del día después va a suponer, dado el desierto de convicciones morales por el que caminan (a menudo deambulan, vagabundean, como sin rumbo fijo o ni siquiera conocido) tantos adolescentes y jóvenes de nuestros días, una clara invitación a seguir viviendo una sexualidad no humanizada ni concebida ni vivida, por ende, de manera oblativa, sino promiscua, esencialmente hedonista y cada vez más esquiva a la dimensión procreativa (excusas por el pareado que me ha salido) que le es inherente.

Y entonces henos aquí ante la inevitable duda que se hace pregunta: ¿Pretende tal cosa el Gobierno socialista, digo laicista[4], presidido por José Luis Rodríguez Zapatero? Del todo bien o con total certeza es lógico que no podemos ni podamos saberlo, puesto que en última instancia el paradigma, el alcance y el origen de las individuales intenciones pertenece al ámbito de la conciencia personal… Sólo que aparece como muy obvio, en función de los hechos, que son los que muchas veces cantan, que así es, que es justamente ese el objetivo del Gobierno.

Así que quien estas líneas escribe va a seguir más bien suponiendo y hasta creyendo que con medidas como la que aquí nos viene ocupando, el Gobierno falsamente socialista, falsamente solidario y falsamente obrerista del PSOE a lo que principalmente va a seguir invitando es a la vivencia de una sexualidad en claves hedonistas, promiscuas y antinatalistas.

Con todo, una última consideración: siendo en verdad tan delicado arte el amar a fondo perdido e incondicionalmente a una persona, esto es, ir descubriendo que amas a esa persona porque sueñas con ayudarla, apoyarla, asistirla, compartiendo la vida (los gozos, penas y esperanzas y dificultades, con esa persona amada), y que este Gobierno presidido por José Luis Rodríguez Zapatero siga contribuyendo con medidas como la legalización de la dispensa de la píldora del día después, sin recta médica y sin necesidad de permisos paternos, maternos o tutorales, incluso a adolescentes de dieciséis… Habráse visto mayor y más radical crisis de valores en detrimento de la solidaridad y la lucha por la justicia y en beneficio del individualismo, el materialismo y el hedonismo.[5]    

Luis Alberto Henriquez Lorenzo
   Octubre, 2009

LUIS ALBERTO HENRIQUEZ LORENZO. Profesor de Lengua y Literatura españolas en Enseñanzas Medias (Gran Canaria, Islas Canarias, España). Estudios de Filosofía y Teología. Poeta y escritor.

 

 


[1] No vamos a entrar en esta breve reflexión, que es casi como un apunte, en valoraciones científicas o médicas del tipo la llamada “píldora del día después” (que no ha de confundirse con la píldora RU 486, que sí es claramente abortiva, y para ello se receta pues es capaz de provocar un aborto incluso en la semana doce de gestación) es sólo anticonceptiva, o bien resulta que también es abortiva.

[2] En verdad y en el fondo de la cuestión esta que nos ocupa, puede ser que lo que suceda no sea otra cosa que la presencia de dos maneras (antropológicas y morales y naturalmente que también teológicas) de entender la sexualidad: la manera católica de entender la sexualidad “en comunión con el Magisterio”;  la manera secularizada de entender la sexualidad, manera que, por ser precisamente secularizada, acentúa aspectos no tan acentuados o puestos de manifiesto en la manera católica de entender la sexualidad, a saber, una más drástica separación entre sexualidad genital y procreación, un mayor énfasis en la dimensión lúdica y placentera de la actividad sexual humana…

[3] Sin embargo siendo así la realidad actual, no deja de sorprender la constatación que afirma que el número de embarazos entre las adolescentes españolas no disminuye año tras año sino todo lo contrario, aumenta pese a campañas de sensibilización.

[4] Laicista sí, que no socialista, pues socialismo del bueno, es decir, militante, solidario, sensible al mundo obrero, prácticamente el PSOE gubernamental no ha puesto en circulación nunca.

[5] Sobre la base de sus iniciativas laicistas, para los mandatarios del PSOE todo está atado y bien atado. Es decir, de cara a la sociedad y “en beneficio de esta”, medidas como las nuevas de salud sexual y reproductiva; mientras, sueldazos astronómicos, nepotismo (como el practicado desde siempre prácticamente por el andaluz Manuel Chaves, número tres del PSOE actual), casos y casos de corrupción, que ni siquiera periódicos vendidos al PSOE como Público son capaces de ocultar. Y el paro ya sobrepasa los cuatro millones en España, sin visos de disminuir en un futuro próximo.

 

 

 

 

 

 

 

 

© Asociación Canal Literatura 2004-2009

 
 


 
  ©Asociación Canal Literatura 2004-2012
Web de la Asociación Canal#literatura.Todos los derechos Reservados.2004-2012
Webmaster: webmaster@canal-literatura.com